domingo, 9 de diciembre de 2007

Quién lo puede escuchar...?

Hoy tenía pensado escribir algo que saliera directamente de mí.
Busqué y busqué en el fondo de mi cerebro por algo que fuera lo suficientemente interesante, ingenioso, o por lo menos, con el menor porcentaje de mediocridad posible, pero evidentemente no me quedó nada dentro de esos rubros.

Y de pronto me acordé que hubo...
Empecé a revolver mis papeles, ahí en el fondo de la biblioteca donde tengo guardado todo lo que no quiero ver, tratando de encontrar mis cuentos y mis "ensayos de la vida", esa transcripción poco fiel de las teorías de domingo a la madrugada, a partir de un tema cualquiera... pero tampoco encontré nada que quisiera compartir.

Igual tenía ganas de publicar algo hoy. Me desperté con la idea que hoy tenía que sacar algo de mí y ponerlo acá...
Pero solamente me quedaron dos preguntas: Qué se puede decir cuando no hay nada? Y quién lo puede escuchar...?

1 comentario:

Diez años tarde dijo...

¿Sabes que pasa? Hay veces que no hace falta decir algo para que alguien lo pueda escuchar. Siempre hay un "entre lineas".