jueves, 25 de noviembre de 2010

Aquí estoy...

Con la sonrisa fingida, que me dejó tu partida...


Hoy algo de mí...

Una canción que conocí gracias a la recomendación del querido Sr. Camaleón, que me dijo que tenía que escuchar a este grupo mexicano.

Esta canción no puede explicar mejor lo que estoy sintiendo en este momento, y de más está decirles que está completamente dedicada.


Ojalá lo veas... ojalá lo recuerdes... ojalá te lo lleves con vos.


"Durmiéndome con la luna", Elefante.



Aquí estoy, entre el amor y el olvido

Entre recuerdos y el frío
Entre el silencio y tu voz

Aquí estoy viendo pasar los segundos
Viendo pasar los minutos
Viendo pasar el amor

Aquí estoy con la sonrisa fingida
Que me dejo tu partida
Como un verano sin sol

Aquí estoy
Sin la mitad de mi vida
Un callejón sin salida
Viendo la vida pasar

Aquí estoy cantándole a la fortuna
Soñando con tu cintura
Con lo que nunca será

Aquí estoy enredado con la duda
Durmiéndome con la luna
Despertando con el sol

Aquí estoy con la sonrisa fingida
Que me dejo tu partida
Como un verano sin sol

Aquí estoy
Sin la mitad de mi vida
Un callejón sin salida
Viendo la vida pasar

Aquí estoy, curándome las heridas
Durmiéndome con la luna
Despertando con el sol,
Aquí estoy

lunes, 22 de noviembre de 2010

Grandes pensadores II

Frase del oncólogo brasileño Drauzio Varella:




"En el mundo actual, se está invirtiendo cinco veces más en medicamentos para la virilidad masculina y silicona para mujeres, que en la cura del Alzheimer. De aquí a algunos años, tendremos viejas de tetas grandes y viejos con pene duro, pero ninguno de ellos se acordará para que sirven".


Muchas gracias Mono!

jueves, 18 de noviembre de 2010

Hablando de brujas...

La semana pasada, en una reunión de amigas, una bruja se ofreció gentilmente a hacernos una tirada de cartas sin costo...

Cada una de nosotras podía hacer 2 preguntas.

Mi turno...

1era pregunta: Cómo va a estar mi trabajo...?
1era respuesta: FAbuloso, éxitos, reconocimientos... (ese es el resumen, dijo cosas bastante concretas, pero a nadie le interesa demasiado... =P)

2da pregunta: Cómo va ir el amor...?
2da respuesta: El trabajo va a estar fabuloso, éxitos, reconocimientos... (??????????)

Resumen: en el amor me sale trabajo... en el trabajo me sale trabajo...

Luego charlando con las chicas les dije que con taaaaaaaaaanto éxito laboral, voy a terminar saliendo en la revista Apertura, bajo el título: "Joven, exitosa y soltera".

En un par de años voy a volver a salir, pero con el título: "Exitosa y soltera"...

Y luego voy a volver a salir, pero esta vez en los obituarios, y con el título "Soltera. Deja departamento de 2 ambientes..."

lunes, 15 de noviembre de 2010

A caminar... II

Madrid - Día 2 (Cont.)

Después de hacernos unas tapas y unas cañitas de almuerzo / merienda, decidimos que ya era hora de seguir adelante con nuestro paseo.

Tomamos por la calle de la Colegiata, en dirección sur-este. Pasamos nuevamente por la plaza Tirso de Molina, donde habíamos estado el día anterior y seguimos por la Calle de la Magdalena  hasta su desembocadura en la Calle de Atocha. Esta es una calle angosta y con construcciones antiguas, que parece que estás caminando por Humerto 1° hacia Paseo Colón.
La Calle de Atocha, a diferencia de la de la Magadalena, es ancha, llena de árboles y veredas enormes, y a mí me recordó mucho a Avenida de Mayo.
Y sí, Madrid es parecida a Buenos Aires. O mejor dicho, es parecida al "centro" de Buenos Aires, pero limpia y ordenada...

La calle de Atocha, hacia su extremo final, nos dejó en una hermosísima encrucijada de calles... a la derecha, el Museo Reina Sofía, a la izquierda, el Paseo del Padro, enfrente a la derecha, la trístemente célebre estación Atocha y enfrente.......... el Parque del Retiro.
Y ahí fuimos...

Entramos por el extremo sur, pasando el Real Jardin Botánico, y nos adentramos a las calles internas.
El Parque del Retiro tiene más de 100 hectáreas, y de más está decir que no las caminamos todas, pero hicimos un buen tranco.


Lo primero que hicimos al entrar fue ir al rosedal y luego al Palacio de Cristal, que es un recinto todo vidriado donde suelen hacer diferentes exposiciones. En esta ocasión había escultuas hechas con baldes plásticos (no les saqué ninguna foto....), pero dejé evidencia de mi paso por ahí.






Después seguimos adentrándonos en el parque, y llegamos hasta el estanque, que es un lago lleno de botes y triciclos, y frente a él se erige el monumento a rey Alfonso XII. Esta vez, mi amiga P empezó a sumarse a la iniciativa de "Yo estuve en...", más conocida como "Mis pies en..." (Sole Aspe trade mark).


Seguimos caminando por dentro del parque hasta su extremo noroeste, lo que significa que lo recorrimos entero de Sur a Norte (y nos faltó bastante igual), para salir y encontrarnos con la puerta de Alcalá, y a apenas unos 100 metros, la hermosísima fuente de Cibeles.





Desde ahí, volvimos a caminar dirección sur por la Calle del Prado, donde está el museo del mismo nombre y es una paseo lleno de árboles y flores.
Por ahí hasta la Calle de la Huerta, una calle de bares y restaurantes, para terminar en la plaza Santa Ana que está rodeada de cervecerías artesanales y mesas en la plaza... de más está decir que paramos a por unas cañas y unas tapas, y nos quedamos hasta que anocheció.
De ahí, corriendo de vuelta al hotel, a bañarnos y cambiarnos para salir a comer... a la calle Huertas de nuevo!

viernes, 12 de noviembre de 2010

Grandes pensadores

Nuevo ciclo que se abre con fabulosas frases de grandes pensadores, para que todos aprendamos un poco...


"He has all the virtues I dislike and none of the vices I admire."



Winston Churchill

 
 
Sir Winston Leonard Spencer-Churchill, (Palacio de Blenheim, 30 de noviembre de 1874 - Londres, 24 de enero de 1965) fue un estadista, historiador, escritor, militar, orador y primer ministro británico.





Traducción:
"Él tiene todas las virtudes que detesto y ninguno de los vicios que admiro".

jueves, 11 de noviembre de 2010

En blanco

No me dan ni el tiempo, ni las ganas, ni el cerebro.

lunes, 8 de noviembre de 2010

A caminar...

Día 2 - Madrid

Nos despertamos bastante más temprano de lo que pensamos que nos íbamos a despertar, pero tampoco tan temprano como para que la mañana rindiera, así que no nos quedó más opción que levantarnos rápidamente.
El día estaba maravilloso, así que apenas una jean, una musculosa y a la calle.

Dado que era Domingo, el único plan que teníamos para el día, era llegarnos hasta la feria del Rastro para ver si podíamos despuntar un poco el vicio del shopping, aunque fuera un shopping barato...
El tema es que termina a las 2 de la tarde, así que no había muchos sitios que pudiéramos visitar antes (a ver si leen bien... dije "más temprano de lo pensábamos", tamos?).

Salimos a la calle, compramos jugo de naranjas en el chino de la esquina (ya saben mi opinión sobre la utilidad del jugo de naranjas en ciertas ocasiones... (SPEB)), calzamos las gafas (fotofobia a full (SPEB2)), y salimos caminando.

Bajamos hasta la puerta del Sol, y tomamos por la calle Mayor, nos sentamos en un banquito y nos tomamos nuestro desayuno... jugo de naranjas y frutas secas.

Seguimos hasta la Catedral de la Almudena y el Palacio Real, sólo para verlos de afuera, y si bien nos estábamos desviando un poco del camino, valía la pena darle una vuelta.



Pero el tiempo corría, y nosotras también teníamos que correr...
Así que bajamos corriendo por la Calle de Bailén... tan corriendo, que casi se nos gastan los talones de las zapatillas frenando de golpe para disfrutar de la vista de los jardines que se veían desde el puente...

Por debajo del puente, varios metros hacia abajo, se ve que pasa una calle... lejos... quizás hubiera también un arroyo, y del otro lado jardines y bosques... todo verde con terrazas con flores, y las sierras de Madrid se ven también en la línea del horizonte. Es algo que no te esperás que esté ahí cuando tomás el puente, y por lo tanto te quita el aliento.

En esta ocasión no me queda más que describir, porque no hubo forma de sacar una buena foto. La razón no fue el apuro, dado que le dedicamos varias tomas a este sitio. Y en realidad, las razones fueron dos, presentadas en forma de problema (para mi humilde visión de turista):

- El primer problema es que, aparentemente, este sitio había sido "tomado" por los suicidas madrileños (y por qué no de otras ciudades...), que aprovechaban las hermosas vistas y distancias con el suelo, para arrojarse al vacío y separarse de sus problemas (muerto el perro, se acabó la rabia (pasará lo mismo con otros animales??? (me preguntaba por los pingüinos... pero dejémoslo para otra entrada))), por lo que a todo el largo de este maravilloso puente no han tenido mejor idea que recubrirlo con paneles de acrílico desde el piso hasta 3 metros de altura, que impide que uno se trepe / tire.
-El segundo problema. Todos estos acrílicos, desde el compienzo del puente hasta su terminación, de ida y vuelta, están o bien pintados con aerosol, o bien completamente rayados.

Si me preguntan a mí, no es justo "ensuciar" así una vista tan maravillosa. Ya sabemos que quien quiere matarse, va a matarse de todas maneras de otra forma y en otro lugar, pero bueh... Hete aquí las razones por las que todas las fotos eran una verdadera mierda!
Al menos intenten imaginarlo...

Cruzamos el puente, llegamos a la Carrera de San Francisco y doblamos a la izquierda, para adentrarnos en el corazón del barrio de La Latina.
La Latina se encuentra en una de las partes más antiguas de la ciudad, con calles estrechas, plazas anchas, todo muy medieval. En alguna calle, cuyo nombre ahora no quiero acordarme (parafrasenado al conocido relator de la famosa obra sobre el hermoso héroe (SPE), aunque en realidad no es que no pueda sino que no puedo... je!), pueden verse todavía algunas partes de las murallas que rodeaban a la ciudadela, allá por el siglo dieciiiiiiiiiiiiii...catorce!

Una vez que pasamos por la puerta de la hermosísima Basílica de San Francisco, ya nos invadió el quilombo latinero de Domigno... POR FAVORRRRRRRRRR!!!!!!
La gente salía por todos lados... de las calles, doblando a las esquinas, saliendo de las fuentes, emergiendo de las alcantarillas...
Te empujaban como en una manga de ganado, y no había forma de desviarse, solo te quedaba seguir para donde fluía la corriente. Te llevaban casi en el aire...

Así conocimos las famosas peatonales que se convierten en "La feria del rastro". Una feria que tiene desde "carricoches de miga de pan" hasta "soldaditos de lata" (SPE)... y eso es literal!!!!!
La feria del Rastro parece que antes se limitaba solamente al Parque del Rastro, pero ahora ha tomado varias calles de ida y vuelta, que todos los domingos desde las 9 hasta las 14 / 15, se convierten en peatonales, y cada ferista pone su puesto a diestra y siniestra, de subida y bajada, y en cada calle hay una especialización... ropa, libros, mierdas... etc, etc. (es un Plaza Francia ENORME y muchísimo más variado, pero un Plaza Francia al fin).

Como decía, nos llevaron a los empujones y en el aire, casi sin llegar a ver los puestos, pero desde lejos se notaba que no habíanada que nos gustara demasiado, así que el chopin' fue de lo más escueto... un anillo y una cartera...
Pero es que, además de ser imposible pararse a ver, era agotador luego tratar de volver a encauzarse en la masa de gentes, así que casi no parábamos.
Aquí una foto ilustrativa, y que conste que fue tomada en la parte de la feria menos poblada, y donde podíamos sacar la cámara de fotos de nuestros bolsos...



Por la calle de la foto nos volvimos a meter en el quilombo, con la intención de, a estas horas, encontrar un sitio donde poder sentarnos un rato y comer algo (ya eran las 15hs)...

No tardamos más que una hora en recorrer 3 cuadras en subida, y decidimos salirnos del camino. Nos metimos por una calle cuyo nombre nos resultó hermosamente llamativo, Calle de la Cava (que hacía referencia a otra cosa, pero igual nos llevó donde queríamos ir), y terminamos en una pequeña placita, donde sentarnos al sol a tomar la primera caña del día...

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Aprovechando el tiempo II

Día 1 - Madrid (Cont.)

Como dije, sentíamos que ya habíamos perdido medio día y teníamos que aprovechar el tiempo.
Así que simplemente dejamos los bártulos, nos cambiamos de ropa por algo más liviano, y en 10 minutos de llegadas al Hostal, ya estábamos de nuevo en la calle.

Los primeros movimientos estaban a manos de P que ya conocía la ciudad, ya que yo todavía no había tenido tiempo de prender el radar. De todas maneras yo caminaba con el mapa en la mano, así aprovechaba para ir ubicándome con cada cuadra.

Salimos caminando hacia el sur... cruzamos la Gran Vía, y bajamos por la Calle de la Montera para encontrarnos, en pocas cuadras, con la famosa Puerta del Sol.

La Puerta del Sol en la actualidad es una plaza en el sentido "español" de la palabra. A qué me refiero con eso? A que a diferencia de nuestras plazas, las plazas españolas no tienen verde... no tienen pasto... sino que son sitios baldozados o adoquinados. Si tiene pasto, es un parque! Claro que nosotros llamamos parque a extensiones más grandes, pero eso no viene a cuento ahora.

La Puerta del Sol, como venía diciendo, es la plaza desde donde nace el kilómetro 0 de todas las rutas nacionales de España. Antiguamente, solía ser una de las entradas a la ciudad medieval, por eso lo de "Puerta" (aunque de la puerta no queda ni el picaporte), y hay varias más en toda la extensión de la ciudad de Madrid.

Aquí también es donde está la famosa estatua del Oso y el Madroño, imagen de la ciudad, que fue mi primera foto del viaje...



De ahí continuamos bajando, dado que la intención era acercarnos hasta la estación de metro Tirso de Molina, en la plaza del mismo nombre, donde se suponía que habría una feria callejera que se hace sólo los Sábados y Jueves (y era Sábado). No teníamos muchas esperanzas de encontrarla, porque sabíamos que era sólo por la mañana, pero igual lo intentamos........ de más está decir que no estaba cuando llegamos, así que decidimos parar para hacer nuestro almuerzo / merienda, y dar comienzo a la tradición tapera que nos acompañó durante todo el viaje.
Qué decir del jamón ibérico y el queso manchego que no se haya dicho ya... Si a aquello le sumamos una buena cantidad de cañas (medida de vaso de cerveza tirada) es sublime, por lo que se hace difícil de explicar. Sólo mostrarles una foto de aquel, nuestro primer tapeo.



Después de terminar ese manjar, y de tomar unas cuentas cañas refrescantes, seguimos camino hacia la Plaza Mayor.


La Plaza Mayor queda en lo que eran las afueras de la villa medieval, en este sitio era donde transcurría el mercado principal y, con el tiempo, terminó siendo parte de la ciudad, plaza principal y centro neurálgico y de encuentro de la ciudad de Madrid.
Al tratarse de una plaza cerrada, se accede solamente por los laterales, y está completamente rodeada de edificios, lo que permite que toda la vuelta de la plaza tenga recovas donde se colocan artistas, vendedores de estampillas, libros viejos y antigüedades, así como varios bares que colocan sus mesas al sol... un encanto!
Y cuál no sería nuestra sorpresa al llegar cuando nos encontramos con que, en medio de la Plaza Mayor, habían montado dos grandes galpones y un obelisco.... había una muestra de Argentina!!!!

Eso hizo que las fotos no fueran tan buenas, dado que había que esquivar estos sitios y no podíamos pararnos en el centro de la plaza, pero el lugar es mágico.



Pero ya les dije... no teníamos tiempo que perder, así que dimos un par de vueltas alrededor de la Plaza y seguimos viaje.

De todas maneras no fuimos muy lejos. A unos pocos pasos de la Plaza Mayor, nos topamos con el maravilloso Mercado de San Miguel, y no nos quedó otra que entrar... y al entrar no nos quedó otra que pedir.... y al pedir, no nos quedó otra que quedarnos... je!



El Mercado de San Miguel es, como su nombre lo indica, un mercado (brillante lo mío...).
Adentro hay varios puestos gastronómicos que van desde la venta de porotos secos, hasta pescados, sushis, jamones, vinos (por botella y por copa)...... y ahí nos quedamos... en el puesto de vinos, claro!

Pedimos un par de copas, dos vinos diferentes, de lo más barato que había, como para probar. Por suerte a cada una nos gustó uno diferente, por lo que no hubo problema.
Pero esas copas se acabaron, así que pedimos 2 más.. un poco más caras... igual situación.
Entonces pedimos dos copas más, un poco más caras que las anteriores....
Y luego pedimos dos más, e esta altura ya habíamos empezado a acceder a las recomendaciones del barman, por lo que del precio, ni hablar!
Y dos más...
Y dos más...

Para cuando salimos del mercado ya eran las 9 de la noche y teníamos un par de copas encima. Todavía teníamos que ir a bañarnos y cambiarnos para ir a tomar algo... (no jodan, el vino da sed... jeje).

Y así deshicimos el camino anterior, llegamos al hostal, nos bañamos, nos cambiamos, maquillamos y salimos a buscar el bar del amigo de una amiga, que quedaba cerca del hostal, en el barrio de Chueca, en la Calle del Pez.

Y ahí nos quedamos....... hasta que nos fuimos!
=)

lunes, 1 de noviembre de 2010

Propuesta indecente

Chiste viejo con forma de publicidad... JA!


video